Interranchonal

6 de septiembre de 2019

Yo creo que si en verdad deseamos hacer que este país avance, se debe elevar a rango constitucional la prohibición de poseer pasaporte a todo aquel mexicano que ocupe algún cargo público.

Les explico.

Con cada día que pasa, más me convenzo de que nuestros servidores públicos de todos los colores, tamaños y sabores, pasan su vida fuera de México y nos visitan solo cuando hay elecciones, porque a decir verdad las novedades con que nos salen son cada vez más descabelladas, como es el caso de las nuevas licencias de conducir sinaloenses, que ahora serán “internacionales”.

De seguro usted ya estará enterado de esta novedad, que podrá ser un simple trámite para el ciudadano pero es un gran salto para la humanidad: en medios de comunicación, portales digitales, volantes y batiseñales fue profusamente difundida la información por boca de un funcionario estatal. Por fortuna el costo seguirá siendo el mismo para Automovilista, Chofer y Motoclista y eso que vienen en español y en inglés, pues su validez tendrá alcances globales; para qué vean lo lejos que estamos llegando.

No cabe duda nos falta un grado para ser carne.

La explicación no me dejó claro el alcance, por ejemplo, en Estados Unidos, de nuestra nueva licencia de chofer, porque al respecto el funcionario no dijo absolutamente nada, toda su exposición gira en torno  a las deslumbrantes medidas de seguridad que no podrá violarlas ni el mismo Julian Assange, lo cual, al menos para mí, es asunto ubicado entre los cinco primeros lugares de las 78000 cosas que me importan un pito, aunque supongo debe ser trascendental para el gobierno del estado porque al menos hasta hoy, el mugre documento no es aceptado ni en los bancos, lo cual quizá lastimó el ego de algún alto funcionario y su sentido de la autoestima le metió adrenalina a su torrente sanguíneo, con los resultados que hoy estamos viendo.

Como si en verdad ese fuera el gran problema del tráfico vehicular que tenemos en Sinaloa, no se aportó ni siquiera una mención sobre exigencias más estrictas para la obtención de la nueva “internacional”,  pues el salvajismo y la ignorancia que nos distingue como animales urbanos, tiene como fuente original la displicencia con que la autoridad entrega la licencia de conductor a cualquiera que la solicite y a que cumpla con el único requisito de no estar muerto… y aun así quién sabe si lo pudiéramos arreglar; es decir, la nueva licencia “internacional” expedida por las autoridades estatales, es una medida que viene a resolver un problema de… las autoridades estatales.

Gracias por avisar.

Print Friendly, PDF & Email

Continuar leyendo

Artículo siguiente

¿A quién ponemos?


Artículo anterior

No pasarán I


Estás escuchando:

Background