Nuestros políticos

15 de mayo de 2019

El apoyo de Jesús Vizcarra Calderón, a Jaime Bonilla, el abanderado de Morena a la gubernatura de Baja California, a querer o no metió al empresario ganadero a una lista de aspirantes a suceder a Quirino Ordaz Cóppel gobernador de Sinaloa, donde ya  se ha mencionado a los priístas Aarón Irízar y Sergio Torres y al dirigente del PAS Héctor Melesio Cuen Ojeda.

Hablamos de un hombre que ha reiterado que ya no tiene interés de  participar en política pero cuyo nombre se ha vuelto a mencionar desde que se reunió en Sinaloa con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en un evento propiciado por el gobernador Quirino Ordaz, y del cual surgió el anuncio presidencial de un ambicioso programa de fomento ganadero a implementarse a lo largo y ancho del país.

Qué hay detrás entonces del apoyo de Vizcarra a Morena en Baja California.

¿Proyecto político personal o el objetivo de mantenerse como un empresario importante a partir de buenas relaciones con el gobierno federal?

Ya lo sabremos.

Entendible, por otro lado, que a Jesús Vizcarra lo ubiquen como posible abanderado de Morena en Sinaloa, cuando los cuadros políticos del partido de Amlo en Sinaloa, no figuran, todavía, de manera importante.

Nos referimos a una interrogante cada día más común que tiene que ver con los senadores Imelda Castro y Rubén Rocha y con la ausencia de estrategias políticas que los hagan crecer en imagen en los caminos de la sucesión en Sinaloa.

La pregunta que hacía hace varias semanas el senador priísta, Mario  Zamora sobre el qué  hace y en qué trabaja el  súper delegado federal Jaime Montes, sigue siendo válida.

Imposible soslayar de paso la lentitud con la que se reorganiza la participación política de Morena en Sinaloa, donde sobresale primero la falta de elección de una nueva dirigencia y segundo  la visible ausencia  de una estructura electoral que les permita enfrentar y ganar las elecciones del 2021 en Sinaloa.

Y en medio de todo ello, el triste papel jugado por sus actuales alcaldes en los municipios más importantes de la entidad.

El trabajo de Jesús Estrada Ferreiro en Culiacán, el de Billy Chapman en Ahome y el de Luis Guillermo Benítez en Mazatlán, no ha encontrado buenos resultados y se ubica muy lejos de la aceptación popular.

No hay por otra parte buenas noticias en los partidos opositores a Morena en la entidad.

El PRI se  reestructura a lo largo y ancho del estado, en una estrategia que busca mejorar esa imagen vapuleada por los resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto, donde la corrupción rebasó todos los límites.

El PAN sigue encontrando en su división interna, a su principal obstáculo, mientras que el PRD se muere de inanición como resultado de vergonzantes alianzas que los llevaron a la firma del pacto por México y a la aprobación de las reformas estructurales.

Será interesante lo que ocurra con el Partido Sinaloense, la única fuerza local, que enfrenta sus propios fantasmas pero que conserva intacta una importante estructura electoral.

Ya hablaremos más sobre el tema. Así están las cosas…


Continuar leyendo

Artículo siguiente

Nuestros políticos


XHMSA

102.9 FM

Canción actual

Title

Artist

Background