El iceberg

27 de agosto de 2018

Existe la leyenda popular, donde para su botadura al Titanic le pusieron una manta que dec√≠a ‚Äúni Dios lo hunde‚ÄĚ, historia que es falsa pero se mantiene gracias a que convierte al buque en la versi√≥n actualizada de la narraci√≥n b√≠blica de la Torre de Babel: El barco m√°s grande y avanzado de ese momento, la m√°s alta expresi√≥n del avance tecnol√≥gico humano, fue mandada a pique por un trozo de hielo. La verdad es que la frase se public√≥ en un art√≠culo cuyo autor era apasionado fan√°tico del progreso, pero la moraleja es buena: la liebre siempre salta por d√≥nde menos se espera.

Si nos atenemos a la ruta seguida por los √ļltimos cuatro presidentes electos en M√©xico, pudiera ser estemos viendo el inicio de quien pudiera ser el quinto‚Ķ o quinta: todos ellos iniciaron su narrativa por lo menos dos a√Īos antes de las campa√Īas oficiales, todos ellos en contra del gobierno establecido, todos ellos ganaron, todos sus contrincantes optaron por jugar con ‚Äúel librito‚ÄĚ y perdieron.

En este mismo espacio, se√Īal√© que el nombramiento de Bartlett en CFE significar√≠a una importante p√©rdida de consenso para MORENA, entre los segmentos m√°s reticentes a darle su apoyo, lo cual por cierto era de esperarse aunque nunca pens√© ocurrir√≠a tan r√°pido; todos los costos ‚Äďas√≠ como las utilidades-, por cierto, habr√° que cargarlos a la actual estrategia de adelantar el sexenio cinco meses. As√≠ como al PRI sigue sin caerle el veinte de que perdi√≥, en MORENA se les olvid√≥ para qu√© quer√≠an ganar, de ah√≠ que hoy los veamos ofreci√©ndonos como remedio, los mismos venenos que nos vendieron para que vot√°ramos a su favor.

De todo el morenismo, s√≥lo Tatiana Clouthier se mantuvo en la ra√≠z del discurso original -en m√°s de un sentido- y se deslind√≥ de L√≥pez Obrador: al no sumarse a defender lo indefendible, como lo fue el nombramiento de Bartlett, pint√≥ su raya e inici√≥ la construcci√≥n de una narrativa propia que corr√≠a paralela a la del l√≠der morenista o, lo que es lo mismo, juntos pero no revueltos. Tatiana es quien mejor ha pivoteado ante las evidentes contradicciones del morenismo y no me extra√Īa, es de los elementos menos doctrinarios de esa corriente por proceder de una matriz distinta, adem√°s de haberse formado en Nuevo Le√≥n, el Estado m√°s moderno del pa√≠s y quiz√° el menos permeado por la idiosincrasia del M√©xico profundo, algo caracter√≠stico del norte por su historia de modernidad y cercan√≠a con el temperamento saj√≥n del vecino; ella es la √ļnica que separ√≥ su narrativa de la del resto, est√° cuidando un patrimonio pol√≠tico que supo hacer crecer con la campa√Īa, mientras los dem√°s se han ido desdibujando o, peor a√ļn, dando color pero a lo gacho.

Su anuncio para declinar al cargo de subsecretaria en gobernación, puede tener dos orígenes y ninguno corresponde a su justificación de enfrentar motivos familiares: o le leyeron la cartilla y los mandó a inflar burros por el niple, o lo de la Gordillo fue la gota que derramó el vaso para romper lanzas. Lo que no tiene vuelta de hoja, es la dimensión y la naturaleza del gesto: desertó.

Al exitoso e insumergible buque de MORENA, pensado para surcar los mares del poder durante eones, le ha aparecido el primer iceberg en su ruta ‚Äď no ser√° el √ļnico -, con el tiempo sabremos si lo dejan atr√°s o √©ste los rebasa para luego pon√©rseles enfrente; por s√≠ o por no, lo aconsejable es mantener a los vig√≠as en el carajo.


Continuar leyendo

Artículo anterior

Así no, senadores


Artículo siguiente

A favor del amarillismo


Est√°s escuchando

Programa

Colaborador

Background