¬°Ay vida! No me mereces

11 de junio de 2018

A estas alturas del proceso electoral ‚Äďy al margen de qui√©n resulte triunfador-, el nivel de discusi√≥n en redes sociales, medios de comunicaci√≥n, etc. reflejan con cierta claridad que los primeros reprobados en cultura pol√≠tica, civismo, etc. somos los electores, al menos del c√≠rculo verde para arriba.

La expresi√≥n ‚Äúno hay a qui√©n irle‚ÄĚ, es lo m√°s com√ļn cuando se habla de los diferentes candidatos a cargos de elecci√≥n popular, el nivel de exigencia es tan elevado y riguroso que no hay defecto -por nimio que sea- digno de ser pasado por alto, de ah√≠ que cualquier simpatizante de cualquier corriente pol√≠tica tiene de antemano la etiqueta puesta: chairo, popof, populista, neoliberal, etc. todo el universo de votantes est√° compuesto por individuos cercanos a la idiotez patol√≥gica, al menos as√≠ lo sugieren quienes, en lugar de expresar sin cortapisas su preferencia -o sea la inmensa mayor√≠a-, optan por mejor descalificar al resto del mundo antes que defender una posici√≥n personal.

Con ese nivel de discusi√≥n p√ļblica, entonces, no deber√≠a extra√Īarle a nadie la estatura de los candidatos que ‚Äďotra vez seg√ļn ellos- tenemos. De acuerdo, nuestra clase pol√≠tica no ha hecho su tarea ¬Ņnosotros s√≠? Imaginemos que a los diez mayores l√≠deres pol√≠ticos modernos (vivos o muertos) les dan a escoger qu√© pueblo desean encabezar ¬Ņconsidera usted que alguno de ellos escoja al pueblo mexicano?

No se trata aqu√≠ de un ejercicio de autoflagelaci√≥n, sino de se√Īalar deficiencias graves que padecemos como ciudadanos, lo cual provoca d√©ficits en todo lo dem√°s; tengo amigos con veinte a√Īos quej√°ndose de que la CFE les roba en cada recibo que llega, pero siguen sin aprender c√≥mo hacer ellos su propia lectura del medidor. Ni que fuera la teor√≠a de la relatividad. Es apreciaci√≥n m√≠a, claro, pero siento no hemos avanzado nada los √ļltimos cincuenta a√Īos, seguimos siendo un pueblo cuya √ļnica habilidad es quejarse para rehuir responsabilidades. Para cerrar con broche de oro, les confieso todo este art√≠culo surge de una reflexi√≥n provocada por un chiste que me encant√≥ y se los comparto:

-Estoy desesperado, tengo mucho tiempo sin pareja y ando urgidísimo, y mira que anoche estuve a punto de participar en un trío sexual.

-En serio! Cómo estuvo eso?

-Estaba en el antro, cuando un cuerazo de mujer se me acerc√≥ y me dijo ‚Äúyo y mi amiga ‚Äďotro cromo- queremos hacer un tr√≠o contigo‚ÄĚ.

-Pa’ su madre! ¬ŅY qu√© les dijiste?

– ‚Äú‚ĶSer√° mi amiga y yo‚ÄĚ.


Continuar leyendo

Artículo anterior

No me amenaces


Artículo siguiente

El video de Diego Luna


Est√°s escuchando

Programa

Colaborador

Background