Richard Gere entre la basura

9 de abril de 2018

La semana santa tuvimos la oportunidad de visitar la ciudad de Durango y otros lugares aledaños. En términos muy concretos el viaje nos gustó. Primero porque las carreteras si han agilizado el trayecto y, segundo, porque influye mucho la actitud y el ánimo de disfrutar la visita hacia donde uno se dirige.

Quienes han transitado la vieja carretera, la libre, a Durango, saben bien de lo que aquí se habla. Una experiencia intensa, ciertamente, pero llena de tensión y peligros. Nada que ver con la carretera nueva, de cuota, no obstante la denominación superlativa de llamarla supercarretera.

Hasta la semana santa tuve la oportunidad de realizar un postergado viaje al estado vecino y constatar las maravillas de las que hablan quienes se aventuran a transitar hacia los parajes inigualables de Durango. Yo dejaría la calificación de la nueva carretera en un nivel de buena, porque lo de supercarretera, realmente sobrevalora lo que ofrece.

Sus ventajas no se discuten. Acorta el tiempo de tránsito hasta en dos horas y aligera, de forma manifiesta, la tensión producida por la vieja ruta.

Pero la carretera Mazatlán Durango nueva es una carretera sencilla con acotamientos amplios en ambos lados, que no llegan a carriles; por este motivo existe el peligro de chocar en los rebases, simplemente porque si los conductores de los vehículos no se hacen a un lado, las colisiones no tardarán en llegar.

Claro, ningún  viajero quiere sufrir un percance, pero lo real es que existe un porcentaje considerable de que suceda por la anchura de la carretera. Disculpe el conocedor si esto le suena infundado, pero mientras yo conducía la empinada carretera, me preguntaba si el largo periodo de tiempo que se empleó para su construcción, no habría sido suficiente para haber construido una carretera supermoderna, digna de ese nombre. Pero en fin, no es de ello de lo que deseo escribir en esta breve nota.

Entre los atractivos diversos que tiene la ciudad de Durango, muy bien promocionados, por cierto, es un corredor de las estrellas, cuyo sentido es destacar la presencia en esas tierras de actores de cine de fama internacional y que han aprovechado la variedad de paisajes que atesora Durango, para realizar la filmación de sus películas.

Hace bien la ciudad de Durango en difundir este imán que tienen para nosotros los seres comunes, figuras legendarias como Charlton Heston, James Coburn, Charles Bronson, Gleen Ford, Anthony Quinn, Clark Gable, Clint Eastwood, Sean Connery, Jhonny Deep, y las bellas Catherine Zeta-Jones,  Kim Basinger y Claudia Cardinale, entre otras. Así como los actores y actrices nacionales más conocidos como Jorge Rusek, Julio Alemán, David Reynoso, Isela Vega y otros importantes personajes del cine nacional.

Pues bien, en el llamado corredor histórico de la ciudad, se puede apreciar una sección o paseo de las estrellas, donde se identifican claramente los artistas del cine que han pisado esas tierras y de algunos de ellos se puede admirar una figura en bronce. Richard Gere está inmortalizado en una estatua de bronce e igual que todos, tiene su emblemática estrella.

Debido a las fiestas de semana santa en el corredor se puede observar una feria donde abundan los enseres típicos y sus actividades comerciales características. Uno de estos puestos, en donde podían obtenerse bisutería del tipo más diverso, estaba posicionado sobre la estrella del afamado actor norteamericano, sepultada esta vez, entre papeles y cartones que hacían de complemento a las ventas que llevaban a cabo los comerciantes, sin importarles para nada, ocultar al solicitado espacio, muy buscado para la foto.


Continuar leyendo

XHMSA

102.9 FM

Canción actual

Title

Artist

Background