Agenda política

9 de abril de 2018

= Todo normal en los procesos políticos internos.

= Candidaturas a modo de intereses personales

= Parentela, socios y amigos, los beneficiados

= Acción Nacional se pasó de lanza. La neta

= Un adiós para Herberto Sinagawa Montoya

 

Todo normal, al cierre del plazo para el registro de candidaturas enmarcadas en el proceso local: presidencias municipales, síndicas y síndicos procuradores, regidurías y diputaciones, bajo los principios de mayoría relativa y de representación proporcional.

O sea:

En las candidaturas, en todos los partidos (sin excepción): esposas y esposos de los dirigentes políticos más renombrados; pero también, hijos, ahijados, hermanos, novias, novios, sobrinos, primos, socios, cómplices, “guachomas”, recomendados y todo lo que a usted se le ocurra.

Situaciones así, se viven, invariablemente, ciclo tras ciclo, llegados los tiempos de postulación de candidaturas para el proceso electoral en turno.

Todo normal pues.

Nada de que asustarse.

Así opera la partidocracia en México: con absoluto desprecio a la genuina militancia política – desplazada por los herederos de la cultura del privilegio (“mi hijo, mi hermano o mi esposa o esposa, valen por sí mismos y es el partido quien postula; yo nada tengo que ver en ello”, expresan en su defensa los aludidos – , todavía en la creencia de que realmente sus propuestas constituyen los iluminatis que el país o el estado requieren para su salvación. Lo peor es que los favorecidos se lo creen y hasta se sienten bordados o bordadas a mano y pretenden habitar en un plano superior al del infeliz mortal.

 Bajo esta circunstancia no hay que ir muy lejos, entonces, para encontrar explicaciones a la desacreditación constante y creciente de políticos y sus partidos, lo que arroja el  sostenido progreso de los candidatos independientes, quienes capitalizan, por un lado, la inconformidad de militantes hacia su dirigencia y por otro la indignación de la sociedad en general.

Lo que hemos visto aquí, al término de los procesos internos y el consiguiente registro ante la autoridad electoral, es lo de siempre.

Nada nuevo bajo el sol.

Lo rescatable del asunto es que los militantes están en condiciones de operar en contra de sus respectivos partidos – a manera de venganza – y el electorado puede cobrar estos agravios el domingo primero de julio venidero. Es su voto, su herramienta principal.

En fin.

= NOMBRES Y EJEMPLOS CONCRETOS =

Y bien.

Subrayamos: el fenómeno se dio en todos los partidos, grandes y pequeños; pero, si de dar ejemplos y citar nombres se trata, donde de plano se fueron de paso, en abierto desafío al mundo entero, fue en Acción Nacional.

Cuestión de anotarlo:

= Ex diputado local, ex presidente municipal de Mazatlán y ex diputado federal, el aristócrata Carlos Felton es candidato a diputado federal por el primer distrito electoral y su señora esposa, Sylvia Treviño, es flamante candidata a Senadora de la República. Imagíneselos si ganan: la pareja real de Bélgica parecerá chiquita en su comparación.

= A su vez, Alejandro Higuera es candidato, por quinta ocasión, a la presidencia municipal de Mazatlán y su respetable señora, Juana Guillermina Avila, ocupa el quinto sitio en la relación de candidatos a diputados por el principio de representación proporcional, prácticamente con asiento seguro en el Congreso del Estado. El señor, alcalde; la señora, diputada. Esta si es unidad familiar, no madres.

Y, entre muchos otros casos en el blanquiazul:

= Roxana Rubio Valdez, numero uno entre las candidaturas “pluri”, hija del ex presidente municipal de El Fuerte, Eleazar Rubio y apoyada sin reservas por Adolfo Rojo. Jorge Villalobos es  segundo en la misma relación, con un negro historial de tráfico de influencias, “moches” y conductas  inapropiadas como diputado federal – entre ellas una golpiza a su esposa en pleno aeropuerto internacional de Culiacán-  y sin ser sinaloense, para acabarla de amolar. Y Memo Prieto, sexto en esta lista, es  sobrino de Heriberto Félix Guerra.

Entre candidaturas a presidencias municipales, regidurías y diputaciones de mayoría, hay también mucha tela de donde cortar; pero, por ahora, la dejamos aquí. De este tamaño. Ahondar en el tema sería escribir toda la semana sobre lo mismo.

Mientras, en el Revolucionario Institucional:

= Sin más merito que el ser hijo de un ex gobernador – que presume su influencia en todos los partidos –  Juan Ernesto, que extrañamente omitió su apellido en los carísimos espectaculares que “adornan” la ciudad, es candidato a diputado federal por el séptimo distrito electoral, al pasar por encima de los méritos de una noble militancia, que han hecho, de esa demarcación, una de las más fieles al partido tricolor. El peso de ese ex gobernador – cuya deslealtad al partido no está en duda: está plenamente demostrada – también operó para la reelección de su ahijado Carlos Montenegro como diputado local, además de alguna otra posición por ahí.

= Gloria Imelda Félix ya regresó a su solar natal, luego de su paso por la cámara federal. Es primera en la lista de candidatos a diputados “pluris” y ya tiene curul asegurada en el Palacio Legislativo de Sinaloa – poco probable la repetición de una circunstancia similar a la de hace dos años, cuando el PRI se quedó sin legisladores de representación proporcional – en desafío a las aspiraciones y méritos de miles de priistas a las que sistemáticamente se les niegan estas oportunidades elección tras elección. El salto hacia atrás es otro tema en el PRI y también en el resto de los partidos, por supuesto. Los ejemplos son incontables.

¿Algo más?

= La influencia de la desacreditada corriente malovista – en la cárcel es donde deberían estar no pocos de sus seguidores – en la postulación de candidatos: Alvaro Ruelas, en la reelección como presidente municipal de Ahome; el inefable Aldo Prandini, candidato a regidor por ese mismo ayuntamiento; la increíble reelección de Marcial Liparoli, como diputado, así como la de Fernanda Rivera, en una posición similar y el sexto sitio en la lista de “pluris” para Gomer Monarrez Lara, quien, en su terrible ansia por el poder, acabó con la ilusión del joven Fernando Díaz Favela, de lealtad probada al partido tricolor.

En tanto en el Partido Sinaloense:

= La inclusión de Mario Imaz López, como segundo en la lista de candidatos a diputados plurinominales, cuando este señor es presidente del comité estatal de Movimiento Ciudadano. Así le cobraron a Héctor Melesio Cuen su candidatura al Senado de la República, impulsada desde las entrañas de este partido que a nivel nacional dirige Dante Delgado. Cuen tiene muchas posibilidades de ser senador, en efecto; pero Imaz seguramente será diputado y el PAS cargará con tan agobiante lastre durante los próximos tres años, a partir del primero de octubre venidero. Si tantas ganas tenía el inefable Mario Imaz de ser diputado ¿Por qué no se postuló por su propio partido? De paso, les digo algo: su esposa, Bertha Cristina Bojorquez, si va por MC, en el tercer sitio de la relación de candidatos a diputados de representación proporcional. No va a llegar, ni tampoco llegará el primero porque MC no tendrá ningún diputado propio; pero la ofensa existe, de cualquier modo.

= En el actual proceso, Héctor Melesio Cuen vistió con los colores del PAS a un panista y a una priista a quienes postuló por su partido, al aprovechar la concesión que le otorgaron los partidos aliados: Jesús López, el famoso “doctor”,  resultó ser del Partido Sinaloense en su candidatura a presidente municipal de Guasave y Gloria González – otra figura ligada con una alta personalidad – también fue adoptada por el PAS, en su candidatura a diputada federal por el cuarto distrito electoral.

Y bueno:

= La señora Angélica Díaz es la número uno en la lista de candidatos a diputados pluris y su asiento está más que seguro durante la legislatura local número 63, que inicia el primero de octubre venidero. La señora tiene sus méritos; pero no deja de ser la esposa del presidente de este partido en el plano estatal.

Adicionalmente a lo anterior, hay dos casos que llaman particularmente la atención de Agenda Política:

Por un lado, la postulación de Lindolfo Reyes, como candidato a presidente municipal de Choix, por el bloque PRI-PANAL-PVEM. Lindolfo era alcalde, bajo las siglas de Acción Nacional y si mal no recuerdo el Congreso del Estado acordó, tiempo atrás, que la reelección, en presidentes municipales y diputaciones locales, solo se permitiría por su partido de origen.

Por el otro, la de María del Rosario Sánchez Zatarain, del PAS y postulada ahora por MC, en el primer sitio de su lista. Conforme al criterio citado, estaría legalmente inhabilitada para el ejercicio de dicha candidatura.

Y para cerrar tema, los incontables saltos hacia atrás, que solo reflejan mezquindad y apetitos de poder de aquellos políticos a quienes poco les importa el cuestionamiento de su dignidad y honorabilidad. Lo peor: no parece que sea precisamente por razones económicas. Hay muchas más: la oficina, la secretaria o el secretario, el asistente, el chofer, el teléfono con cargo al erario, el vehículo oficial y las apariciones en los medios de comunicación, sean ya esporádicas o recurrentes.

Un segundo episodio de esto último, lo veremos después del proceso electoral, cuando no pocos de los que ya se fueron regresarán a sus posiciones con la única finalidad de cobrar las últimas quincenas, sin importarles el lacerante juicio de la sociedad y mucho menos la herida que causarán a los suplentes que les cuidaron sus asientos, durante los tiempos de campaña.  Ya lo verá usted.

Así, a reserva de traer a colación algunos casos más de esta naturaleza, Agenda Política retorna al punto de partida:

Concluyeron los procesos internos y…señores: todo normal.

Digo.

= EL ADIOS A BETO SINAGAWA =

De otras cosas.

Herberto Sinagawa Montoya llegó a la dirección de El Sol de Sinaloa, en los albores del ya lejano año de 1977, días después de la adquisición de la Organización Periodística García Valseca, por parte del acaudalado empresario Mario Vázquez Raña, financieramente respaldado por el ex presidente de la República, Luis Echeverría Alvarez. Era el nacimiento de la ex poderosa (ahora en decadencia, por desgracia) Organización Editorial Mexicana.

Beto tomó, en ese momento, el lugar de Eduardo García Jaén, cuyo periodo como director solo duró poco más de un año, a pesar de ser un periodista consumado y sin conflicto de intereses ni con los grupos empresariales, ni con las corrientes políticas de Sinaloa. La llegada de García Jaén a principios de 1976, había significado, al mismo tiempo, la salida de Antonio Pineda Gutiérrez, quien tenía nombramiento de subdirector, aunque en la práctica era el “manda más” de aquella empresa. Invitado por el gobernador Alfonso G. Calderón, “Toñico” se fue a la dirección de  El Diario de Culiacán y se llevó consigo al 50 por ciento de la redacción asoleada – entre ellos: Isaías Ojeda, Carmen Aída Guerra y Heriberto Millán -; pero eso no mermó en nada la fortaleza de El Sol, en ese entonces número uno en todo el Estado. El Diario era propiedad expresa del gobierno de Sinaloa.

García Jaén, a su vez,  había sido nombrado por Mario Moya Palencia, el mismo que por algún tiempo fue altísimo funcionario federal y que, tras eso, cachaba elevaditos de faul en la cadena periodística, cuyo dueño había sido el coronel García Valseca, que llegó a competir, mano a mano, con Excelsior y Novedades y hasta con Tele Sistema Mexicano, incluso.

Total: García Jaén, tras caer, redondito, en un “cuatro” armado desde el interior del mismo periódico,  retornó a la ciudad de México y aquel Sol de Sinaloa, todavía a la vanguardia del periodismo estatal, quedó en manos de Herberto Sinagawa Montoya.

Beto se sostuvo en la dirección hasta 1982, cuando ya no pudo más con las grillas internas orquestadas por la dirigencia sindical, en contubernio con  quienes le disputaban la autoridad y el poder al interior de la empresa. Harto de lo que era un vil cochinero,  renunció en mayo de ese mismo año y cumplió lo prometido: jamás volvió, a pesar de que no pocas veces lo buscaron desde las oficinas de Vázquez Raña, en la colonia Santa María la Rivera, de la ciudad de México. Lo sustituyó un patán venido de Ciudad Juárez y luego, un año después, se hizo cargo de la dirección el señor Carlos Rodríguez Terrón, quien, sin ser periodista,  ejerció como tal hasta 1991, cuando Vázquez Raña lo regresó al área administrativa, ya con El Sol en caída vertical en esquema directamente proporcional con el fortalecimiento de la empresa del mochiteco Poncho Salido.

La política al interior del medio periodístico, localizada en las empresas del ramo, es terrible. Se requiere de grandes dosis de producto de gallina, para su superación. La política partidista palidece ante tan dramática realidad. La neta.

Y bueno, todo esto, para subrayar que a Herberto Sinagawa Montoya debo mi inclusión en el equipo de reporteros de  El Sol de Sinaloa, una vez que le solicité, en 1980 y ya con ocho años en el periódico, mi cambio de la plantilla de la sección deportiva a la de Información General, cuando, tras cuatro años de deliberación personal,  me convencí que el periodismo era mi verdadera vocación. Y quedó, de lado, mi título como licenciado en Contaduría  Pública, egresado en 1976 de la Escuela de Contabilidad y Administración de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Don Herberto – como le llamábamos todos los de a pie; Beto, los de confianza – no solo accedió de inmediato a mi petición, sino que me comisionó, ahí mismo, para la cobertura de la campaña política del candidato gubernamental Antonio Toledo Corro, a comenzar un domingo 10 de junio, del primer año de la década de los ochentas, en la ciudad de Escuinapa.

Aquello fue brutal.

Si bien en la deportiva no me había ido nada mal, aquello fue diametralmente diferente. No conocía, para ser sinceros, ni tan siquiera lo elemental del andamiaje político sinaloense. Intenté aprender, a trote moche. Todavía no lo logro.

Beto, sin embargo, tuvo sus razones, para aquella decisión. La batalla entre los reporteros de información general estaba en su punto culminante, por cubrir la campaña del candidato a gobernador y todos se sentían con méritos suficientes para ello. Esto colmó la paciencia y ecuanimidad de Sinagawa, quien se fue por una decisión salomónica, entendida solamente por quienes conocían de su honestidad y honorabilidad.

= Va Telles y ya.

Don Herberto Sinagawa falleció la noche del jueves próximo pasado, agobiado por una larga enfermedad. Sentida muerte. Beto es y será siempre uno de los grandes del periodismo sinaloense. De los más grandes.

Gracias por todo don Herberto.

Descanse en paz.

= COLOFON =

Y bien.

Atrás semana mayor y semana de Pascua y de regreso de nuestro viaje anual en plan de vacaciones, regularizamos la actividad en los distintos espacios periodísticos a nuestro cargo o bien en aquellos en los que tenemos alguna participación:

Por ejemplo, desde hoy lunes, a primera hora, ya disponible el programa Visión Política, en www.visionciudadana.com, con un análisis, en audio y video, del arranque de las campañas, tanto en el plano federal como en el local. Opiniones compartidas con Jorge Walterio Medina y Miguel Angel López, en una mesa redonda, en un ambiente de absoluta libertad.

También hoy lunes, en 97. 7 (Televisa Radio), el comentario editorial para el espacio informativo del amigo Javier Ramirez.

Mañana martes, Agenda Radio, en Radio Universidad Autónoma de Sinaloa, de 17. 30 a 19 horas, con el periodista Jorge Guillermo Cano Tiznado, como invitado especial. Vamos ya por siete años, en este espacio, gracias a la paciencia de nuestro director, Willie Ibarra y al respaldo del rector, doctor Juan Eulogio Guerra Liera.

También mañana martes, a partir de las 19. 30 horas, “Los Periodistas”, con Eva Guerrero, en su noticiero, en 97. 7

Y bueno, nuestra columna Agenda Política, en el vespertino Viva Voz, de Eva Guerrero; en Vértice de Sinaloa (Rosa María Ríos/Jorge Guillermo Cano) y en Radio UAS por Tierra, que dirige Willie Ibarra. Y por supuesto, en nuestro portal de internet www.jorgeluistelles.com, Así como en sitios afines en toda la entidad.

Así las cosas, nos vamos ya, con nuestros deseos de siempre: que Dios los bendiga.

Print Friendly, PDF & Email

Continuar leyendo

Artículo siguiente

Agenda política


Artículo anterior

Agenda política


Estás escuchando:

Background