¿Dónde firmo?

19 de abril de 2018

Diversas notas periodísticas  y comentarios de columnistas locales, coinciden en señalar que lo del proyecto del malecón en Elota se canceló. Ojalá y sea cierto.

Pero no tanto.

Según esto, y por la forma en que ha sido comentado el hecho, todo pinta para que el campamento universitario dedicado a la protección de tortugas, se haya salvado por mera coyuntura electoral, pues en declaraciones de la máxima autoridad municipal, se optó por no ejercer el presupuesto autorizado, mejor lo regresaron a la SHCP.

De ser las cosas así, es de temer el año entrante –o cualquiera más adelante- se retome el proyecto, tal y como ha ocurrido en más de una ocasión donde la estrategia ha sido vencer por cansancio la inconformidad, aunque si el plan es ese les tengo una mala noticia a los probables conjurados.

Voy con mi hacha.

La UAS es sin duda, la institución que más ha hecho por la preservación de la fauna sinaloense, apenas el día diez de este mes, el rector Juan Eulogio Guerra Liera manifestó el rechazo institucional hacia la aprobación de la Ley General de Biodiversidad, la cual para variar, no es más que otra de las múltiples medidas que el gobierno federal ha impulsado para la venta a bajo costo de todos nuestros recursos naturales, pues como bien lo señala el rector de la máxima casa de estudios  “en áreas naturales protegidas, se permiten actividades más allá de la investigación, de la recreación y educación ambiental, como la explotación minera y energética, incluso minería a cielo abierto y omite por ejemplo la prohibición del aprovechamiento de tortugas marinas, mientras en cambio, permite el de loros, pericos y guacamayas poniendo en riesgo estas especies”.

Cabe hacer la aclaración, que la nueva ley afecta de la misma forma que lo hace con la vida silvestre, lo referente a Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, Cambio Climático, Desarrollo Forestal, Pesca y Acuacultura, Desarrollo Rural, nada más por mencionar los renglones más conocidos por el ciudadano común.

Lo que está haciendo nuestra Universidad no es poca cosa, pues las declaraciones del rector pertenecen a un pronunciamiento público, donde se expresa de manera tajante el rechazo a la nueva ley, a la vez que hace el llamado a las instituciones de educación superior, de protección al medio ambiente, a grupos y organizaciones no gubernamentales, para que de igual manera se pronuncien en contra.

En lo personal, quienes me conocen saben que la mayor parte de mi vida me he dedicado, de forma amateur, a la entomología, llegando a conformar una nada despreciable colección de especies sinaloenses, las cuales son exhibidas de forma gratuita en el museo Insectaria, así como la videoproducción de la serie documental del mismo nombre; toda está crema que generosamente derramo sobre mis tacos, es nada más para dejar en claro que me consta la indiferencia gubernamental hacia nuestra biodiversidad, en lo particular, y hacia todo lo relacionado con la ciencia. Con decirles que comparativamente hablando el sector cultural es el rico del barrio. Ya se podrán imaginar.

Así que, ante el llamado de Juan Eulogio Guerra Liera, la única pregunta que tengo es ¿dónde firmo?


Continuar leyendo

Artículo anterior

Noticia falsa


Artículo siguiente

Nuestro estado de derecho


Estás escuchando

Programa

Colaborador

Background