¿Votar diferente o solo cambiar de verdugo?

2 de febrero de 2018

Nadie, absolutamente nadie podría afirmar que Andrés Manuel López Obrador, el precandidato presidencial de MORENA-PES y PT va mal en las encuestas, todos los sondeos de opinión lo ponen en un envidiable primer lugar dentro de las preferencias ciudadanas, cualquier acusación o señalamiento se lo unta  como la mantequilla, claro, también hay que reconocer que todavía no empiezan las campañas políticas donde la ley de la física se hace evidente y pone a cada quien en su lugar, hay  que recordar que desde niños, sabíamos que sí lanzábamos una pelota, está volvería a caer por más altura que esta tome, Aristóteles no se equivocaba.

Es obvio que, cuando inicien las campañas abiertas a los ciudadanos, las cosas empezarán a equilibrarse, la incorporación de personajes ligados al viejo PRI y al sistema corrupto como el nieto y yerno de Elba Esther Gordillo, o don René Bejarano, quien en ese entonces era el secretario particular de AMLO y fue evidenciado por el payaso Brozo como un corrupto que recibía fajos de billetes y Bejarano los acomodaba con ligas, de ahí el mote del “señor de las ligas”, sin embargo, al tiempo, AMLO, dijo que Bejarano no había cometido ningún delito ya que en aquel entonces no era tan grave recibir dinero y por cierto, Bejarano pasó 8 meses en prisión.

Como no recordar a tantos otros ilustres personajes como Gustavo Ponce, que fue exhibido apostando en Las Vegas y, quien fuera procurador capitalino Bernardo Bátiz, informaba que estaba siendo investigado por un presunto fraude por 31 millones de pesos, Ponce, fue sentenciado y salió libre en el 2014.

Claudia Sheinbaum, actual aspirante al gobierno de la ciudad de México había sido señalada de recibir dinero de Carlos Ahumada, o aquélla memorable foto de AMLO con el alcalde de Iguala, Guerrero, José Abarca, a quien se le atribuye la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o los contratos de Monreal donde según mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, este dio 16 contratos de los cuales, 11 fueron de adjudicación directa.

En fin, así como ellos, hay muchos más de no un grato historial político, sin embargo, nada de esto afecta a AMLO, al contrario, él mismo se parodia de las acusaciones como la del “Clavillazo” Reza, que dijo que los rusos estaban detrás de AMLO, y precisamente el aspirante por MORENA fue al puerto de Veracruz a esperar al submarino ruso y decía jocosamente que los esperaría.

O como escuchar las incoherencias de AMLO cuando señala de corruptos y ligados a la “mafia del poder” de conocidos personajes y cuando estos se le unen, los exonera públicamente, los perdona y les dice que volvieron al camino de la honradez.

Hace unos días me subí a un UBER, el chofer venía desplayado hablando de política y aproveché para preguntarle que opinaba de Andrés Manuel, de Ricardo Anaya y de José Antonio Meade, hagan de cuenta que le puse más gasolina al fuego, el operador del UBER, lo menos que dijo de estos tres personajes es que, eran corrutos, cínicos y rateros.

Después que tuvo su eyaculación política y  precoz por cierto, ya que no le daba para más, y ya que lo vi más calmado, le pregunte si iba a salir a votar en estas elecciones y me dijo con toda seguridad que sí, que iba a votar y me dio el nombre por el que va a cruzar la boleta electoral y señaló a Andrés Manuel López Obrador, yo me quedé con cara de “quihubole que qué” y le dije, oiga, yo esperaba que me dijera que no iba a votar por nadie porque eran corruptos.

Y me contesta, “mire, prefiero votar por otro corruto, que nos robe y nos friegue” pero no votar por los mismos corruptos que también nos roban y nos friegan. Les juro que me quedé “de dos”, no entendí, es decir lo que expresa o da a entender esta persona es que va a votar simple y sencillamente por votar, no va a razonar su voto, no va a ver si las propuestas lo convencen, simple y sencillamente va a votar con el estómago y no con la cabeza.

Podrá ser un simple chascarrillo político o una anécdota más, sin embargo, me puso a pensar y reflexionar sobre la difícil situación que viven millones de mexicanos no solo con pobreza, sino también dentro de una ignorancia total fácilmente vulnerables. Esto desde cualquier punto de vista es grave.

Andrés Manuel, se ha convertido en el ropavejero que anda por las calles del país, recogiendo harapos políticos, basura pues, pero reciclada y con otro rostro.

No estoy en contra de la voluntad popular, la gente puede votar por quien sea o anular su voto si así es su decisión, pero deben analizar al político, consultar sus propuestas, debatir y razonar, si los convence la coalición de Morena, o la del PAN o la del PRI, pues hay que ejercer nuestro derecho a votar y defender con todo vigor la voluntad popular.

Por eso pregunto ¿Votar diferente o simplemente cambiar de verdugo?


XHMSA

102.9 FM

Canción actual

Title

Artist

Background