Agenda política

1 de febrero de 2018

= Que el PRI tiene memoria, dijo Aguilar Padilla

=  Y Millán impone candidatos proceso tras proceso

= Vinieron AMLO y Anaya. Hoy el turno es de Meade

 

“El PRI tiene memoria…”

Contestó, en tono concluyente, Jesús Aguilar Padilla cuando un reportero pidió su opinión respecto a la negativa del partido a cederla una candidatura de representación popular a Gerardo Vargas Landeros, para el proceso político en curso.

Aguilar había llegado al auditorio “Benito Juárez”, acompañado de Juan Millán Lizárraga, el hombre que en 2005 lo hizo gobernador de Sinaloa.

Era el día de pre registros a precandidatos a Senadores y diputados federales.

En ese momento, sin embargo, Juan S. Millán debe haberse separado de Jesús  algunos momentos; haberse volteado hacia otro lado o simplemente ubicarse en un estado de distracción. Además de Vargas Landeros y Mario López Valdez, nadie tan a modo para recibir la lapidaria frase de Aguilar Padilla, como el propio Millán Lizárraga.

Digo.

=0=

Y bueno.

Si el PRI tiene memoria, entonces en ese partido – base y cúpula – seguramente no han olvidado el papel de Juan Millán en el proceso político de 2010, cuando operó, en contubernio con dirigentes del PAN y del PRD, la candidatura gubernamental de Mario López Valdez. Y después de eso, como fue que se convirtió en factor determinante en la victoria del empresario ferretero en aquellos comicios gubernamentales.

Los estatutos del PRI son contundentes: todo aquel que se ubica en contra del PRI en un periodo de elecciones, debe ser expulsado del partido y someterse a un protocolo si pretende regresar tiempo después.

Millán ni fue expulsado, ni se apegó a protocolo alguno.

Traicionó al PRI en el 2010, simple y sencillamente.

Y sin embargo, ahí sigue, no solo campante y quitado de la pena, sino imponiendo candidatos incondicionales a diestra y siniestra, proceso tras proceso. Lo hizo, en ese 2010, en el 2012, en el 2013, en el 2016 y ahora en el 2018. A su antojo.

Ahora, sin embargo, no se midió: metió a su hijo Juan Ernesto como candidato a diputado federal – seguramente con la idea de promoverlo a la gubernatura en 2021 – y a su otro hijo, Carlos Montenegro, como candidato a diputado local. Y a lo mejor hasta hay alguna otra candidatura desperdigada por ahí.

¿Cómo está eso, entonces, que “el PRI tiene memoria…”?

En fin.

=0=

Ahora que.

En fechas aún recientes, a propósito de acontecimientos de tipo político, Juan Ernesto Millán declaró a ciertos medios de comunicación que, en realidad, “hace mucho que no me paro por el PRI, ni creo tener cara para hacerme el aparecido por ahí”.

El arranque de sinceridad era más que loable. Sus palabras están ahí, grabadas o escritas. A lo mejor.

Y sin que nadie profundizara en el tema – porque si algo tienen los Millán es una excelente relación con la mayoría de los comunicadores y los medios que representan – Juan Ernesto declaró que él trabajó abiertamente a favor de las aspiraciones de Mario López Valdez y admitió, por ende, que esa fue una conducta penalizada por los documentos básicos del Partido Revolucionario Institucional.

En  efecto, Millán Pietsch impulsó a MaLoVa, desde las mismas entrañas del gobierno de Jesús Aguilar toda vez que conservó, hasta el final, su subsecretaría de Turismo, con nombramiento firmado por el propio JAP. López Valdez, a su arribo al Palacio de Gobierno, le dio una de las secretarías más importantes de la administración (Desarrollo Social y Humano) y a pesar del “yo pecador, me confieso a Dios”, el actual gobernador, Quirino Ordaz, lo designó como titular en una secretaría de nuevo creación. Muy chiquita, si quiere usted; pero secretaría al fin: la de Pesca y Acuacultura.

Hoy Juan Ernesto es el candidato a diputado federal por el séptimo distrito electoral y a la vuelta de tres años  – porque seguramente ganará su demarcación, respaldado por el andamiaje millanista -, las sirenas le cantarán al oído y le dirán que puede ser gobernador de nuestro Estado.

Lo bueno que en el PRI hay memoria, en efecto.

Salvo mejor opinión, amigo lector.

=0=

Y bien.

¿Qué ha pasado con Gerardo Vargas, entonces?

Una vez que le cerraron las puertas del PRI y las aseguraron bajo siete llaves, los seguidores de Vargas Landeros – que los tiene – hicieron correr versiones en el sentido de que tenía ofrecimientos concretos de las otras dos coaliciones antagonistas y específicamente para la candidatura a un escaño en el Senado de la República.

Ambos rumores un tanto cuanto descabellados y sin fundamento puesto que tanto “Juntos Haremos Historia” como “por México al frente” ya tenían a sus abanderados para la cámara alta del Congreso de la Unión y cambiarlos, a estas alturas, sería contraproducente con todo y el supuesto beneficio en votos que pudiera representar la llamada Fuerza Trebol con Gerardo a la cabeza.

Impensable, por ejemplo, que quitaran a Héctor Melesio Cuen Ojeda, por un lado y a Rubén Rocha Moya, por el otro. Y Vargas, hasta eso, quería ser el número uno de la fórmula correspondiente.

Andrés Manuel López Obrador ya le dijo “no”. Y le ilustró con una andanada de ataques verbales contra el ex gobernador Mario López Valdez. Por si no lo entendió.

Definitivo: no habrá nada por aquí.

Y por la otra coalición, la encabezada por el PAN, tampoco habrá candidatura a un escaño senatorial; sin embargo, se mantiene con vida una opción: la de una diputación federal.

Ya veremos.

=0=

Mientras.

El martes próximo pasado se dejaron ver por Sinaloa dos precandidatos, de igual número de coaliciones, a la presidencia de la República.

Andrés Manuel López Obrador, de “Juntos Haremos Historia”. (MORENA-PT-PES).

Y Ricardo Anaya, de “Por México al Frente”. (PAN-PRD-MC)

López Obrador encabezó un acto entusiasta, cálido, prendido, en la Isla de Orabá, aquí en Culiacán; pero por debajo de la expectativa esperada. La verdad, si se le busca, existen múltiples motivos para justificar la mediana asistencia.

Anaya visitó Mazatlán y su evento tuvo lugar en el centro de convenciones. Buen acto, con panistas de nuevo cuño, en su gran mayoría.

Ambos, con los mismos discursos que ya les conocemos, con José Antonio Meade como receptor de la incesante ofensiva; los señalamientos de corrupción en contra del gobierno priista; la alarmante inseguridad que se vive en el país y algunos otros factores que integran un amplio catálogo de ataques en contra del abanderado del Revolucionario Institucional. Y ciertos, efectivamente.

Hoy el turno es para José Antonio Meade. Encabezará un acto en el salón 53, en esta ciudad capital y hay interés por conocer el mensaje que dejará a los sinaloenses, habitantes de un Estado priista por excelencia, hasta que los resultados electorales del primero de julio demuestren lo contrario.

Pendientes.

=0=

Por otro lado.

El sinaloense Heriberto Galindo Quiñones fue designado como asesor político del precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade. Hay que reconocer que, independientemente de cualquier situación, Heriberto es un tipo experimentado, capaz y con un enorme activo de relaciones en todos los niveles de gobierno y además con todos los partidos políticos del país.

Le pueda ayudar mucho a Meade. Heriberto, como dicen los sinaloenses, “le sabe mover bien a la machaca”.

Galindo, suegro del candidato priista a la jefatura de gobierno de la ciudad de México (Nickel Arreola) buscó ser candidato a Senador o a diputado federal. Falló en su intento; pero ahí está ahora, cerca del precandidato presidencial del PRI, con el plus que esto representa.

¿Qué no se retiraba de la política de manera definitiva?

Bueno..

=0=

CORTOS.- A través de una llamada telefónica, directamente al celular de Héctor Ley López, el gobernador Quirino Ordaz Coppel fue el primero en felicitar, desde esta ciudad, a los Tomateros de Culiacán, minutos después de haber conquistado el título de la temporada 2017-2018 de la Liga Mexicana del Pacífico. La tarde del martes, Quirino  recibió a jugadores y directivos en el salón de gobernadores de la sede del Poder Ejecutivo Estatal y les deseó la mejor de las suertes para la Serie del Caribe que inicia mañana viernes en la ciudad de Guadalajara. El presidente municipal de Culiacán, Antonio Castañeda, hizo lo propio, después de Quirino, por supuesto…EPALE.- Pecata minuta: Andrés Manuel López Obrador declinó ponerse la casaca y la gorra de los Tomateros de Culiacán, que amablemente le ofrecía Rubén Rocha Moya, bajo el argumento de que “siempre he sido congruente y mis favoritos eran los Mayos de Navojoa”. Cierto, a lo mejor esto no le gustó del todo a algunos de los asistentes; pero, bueno. Cosas menores..ANOTELO.- El analista político Jorge Guillermo Cano Tiznado fue el invitado especial de Agenda Radio, programa que bajo la conducción del autor de Agenda Política, se transmite martes y jueves, de 17. 30 a 18 horas, en Radio Universidad Autónoma de Sinaloa. Después de la sobriedad con la que Cano Tiznado aborda los temas sobre la mesa, hoy tendremos algo de relax con Amadeo Zazueta. Escúchenos usted…COLOFON.- Y hasta aquí por ahora. Nos vamos ya, con nuestros deseos de siempre: que Dios los bendiga.

Print Friendly, PDF & Email

Continuar leyendo

Artículo siguiente

Agenda política


Artículo anterior

Agenda política


Estás escuchando:

Background