Globalizaci贸n versus nacionalismo

26 de enero de 2018

En estos d铆as se est谩 discutiendo en Davos, Suiza, el tema de la globalizaci贸n y el nacionalismo. Lo que se discute tiene destinatarios, aunque el foco est谩 puesto en el Presidente de Estados Unidos, el magnate Donald Trump, quien se ha vuelto en un a帽o el adalid del nacionalismo, versus el intercambio que implica la globalizaci贸n.

Aunque el tema tiene innumerables aristas, en este escrito abordar茅 tan solo dos variables y de manera muy general. La primera es el aspecto hist贸rico y la segunda considera, tambi茅n de forma general y superficial, el tipo de gobernante que se requiere en una situaci贸n como la actual.

La globalizaci贸n, en estricto sentido, se puede fechar con el 鈥渄escubrimiento鈥 de Am茅rica en 1492, cuando llegar铆an a territorio americano hombres procedentes de otras latitudes, procedentes de otro continente. Este primer dato es fundamental, porque a partir de ello se sentar铆an las bases para que Espa帽a iniciara su empresa de conquista y con ello el intercambio de metales y mercanc铆as con otros pa铆ses y regiones.

Muchos de los eventos se dieron porque era lo que los mercados requer铆an en esos tiempos, como fue el caso del oro y la plata, que extra铆da de las minas de M茅xico, Per煤 y Bolivia, comenzaron a llegar a los pa铆ses como Inglaterra, Holanda, Italia y Francia que demandaban su presencia, para culminar complejos fen贸menos de desarrollo que ten铆an como base la venta de mercanc铆as.

Desde aquellos tiempos qued贸 en claro que las fronteras comerciales entre los pa铆ses deb铆an flexibilizarse, bajo la l贸gica de allegar a sus mercados lo que no se produc铆an en ellos, o era producido a precios m谩s bajos en otros lugares.

Este somero antecedente indica que las fronteras no bastan para contener fuerzas ingobernables y con una vigencia hist贸rica determinada.

Frente a esta imagen del pasado se erigen, contra todo pron贸stico, reminiscencias t贸xicas como las posturas del Sr. Trump frente al TLC y el TPP y el acuerdo del Brexit de Inglaterra; en esta l铆nea estar铆an tambi茅n lo ocurrido en Catalu帽a e Italia, por mencionar tan solo los m谩s notorios. Las repercusiones de estas medidas son todav铆a de pron贸stico reservado, pero es seguro que intentar avanzar de espaldas a la historia no es una buena idea.

Ahora bien, escenarios como el descrito inducen a pensar que es bien importante, cuando se trata de analizar ofertas electorales, analizar el tipo de posturas que los aspirantes a gobernarnos mantienen sobre esta clase de temas. Especialmente, cuando los destinos de todo un pa铆s est谩n comprometidos.

Ciertamente, hay que mantener en valor lo que identifica a un pueblo en variables como patrimonio, cultura, cohesi贸n grupal, etc., porque eso permite mantener un espacio en el complejo mundo actual. Pero no pugnando por una situaci贸n aut谩rquica que el mismo desarrollo de los pueblos dej贸 atr谩s hace mucho tiempo.


Continuar leyendo

Est谩s escuchando:

Background