Para qué sirve la cultura (Primera)

9 de noviembre de 2017

Por si no lo saben, los pongo en antecedentes: en un restaurant de mi propiedad, cada s√°bado nos reunimos un grupo de amigos (conocido como la tertulia de El miradero) para enderezar y a veces salvar el mundo, har√° cosa de dos semanas le toc√≥ exponer al actual director del ISIC, el maestro Papik Ram√≠rez, una de las primeras preguntas que recibi√≥ fue la de ¬Ņpara qu√© sirve la cultura?

Curiosamente, la pregunta la vengo oyendo más o menos desde 1972, no deja de sorprenderme por lo tanto, el curioso hecho de que cada de vez en cuando aparece la interrogante, siendo que desde siempre ha estado establecido que no existe una respuesta, de hecho es más fácil responder para qué no sirve la cultura.

Para mala suerte de la cultura, particularmente en estos tiempos aciagos en esta tierra aciaga, todo mundo se ha casado con la idea de que mientras m√°s le invirtamos a la cultura menos violencia sufriremos.

Bueno fuera.

Primeramente aclaremos que una cosa es la agresividad y otra la violencia, esta √ļltima reclama contacto f√≠sico, mientras que la agresi√≥n puede ser hasta comercial (precios agresivos, por dar un ejemplo). Muchos olvidan que, en m√°s de un caso, las m√°s altas manifestaciones culturales pueden contener propuestas violentas, como cuando Andre Breton sosten√≠a que el mayor acto surrealista era salir a la calle a dispararle a la gente, o el faquirismo teatral, una corriente que plantea la necesidad de que el actor se arriesgue al nivel de da√Īo f√≠sico durante la puesta en escena.

El temperamento violento, lo traemos impreso en los genes desde el pasado más remoto -cuando apenas éramos reptiles- y es imprescindible para la sobrevivencia, es lo que nos convirtió en los reyes de la creación, somos la especie superior porque tenemos la suficiente inteligencia para poder matar a especies que son más rápidas, más fuertes o físicamente mejor dotadas que nosotros, todas nos hacen los mandados gracias a nuestro cerebro privilegiado, gracias a él somos omnívoros, es decir, comemos de todo (menos lumbre).

La cultura, en cambio, se ha presentado apenas recientemente en dos especies, el homo neanderthalensis y el homo sapiens, desde una √©poca que no abarca los veinte mil a√Īos si nos atenemos a los registros existentes sobre las costumbres funerarias; suponer que un lapso tan breve es suficiente para moderar nuestro temperamento salvaje es, por decir lo menos, una inocentada.


Continuar leyendo

Artículo anterior

Un México sin veneno


Artículo siguiente

Lo peor est√° por venir


Est√°s escuchando:

Background