Los independientes y Peter

13 de octubre de 2017

El Principio de Peter, fue parte de una moda por all√° en los setentas, que buscaba dar explicaciones racionales e imaginativas -m√°s que cient√≠ficas- a determinados fen√≥menos del sector productivo; el Principio de Peter planteaba que todos tenemos capacidades que valen la pena de desarrollar, para escalar a responsabilidades cada vez mayores en el trabajo, pero a la vez afirmaba que todo tiene un l√≠mite y el ser humano no es la excepci√≥n, de ah√≠ que se deb√≠a cuidar no alcanzar el nivel de incompetencia que forzosamente todos tenemos; el ejemplo cl√°sico es el del vendedor estrella en la agencia de autos, que a los a√Īos por fin logra alcanzar la gerencia y se vuelve un desastre: no sabe mandar gente, no sabe hacer equipo, es p√©simo para la contabilidad y para la administraci√≥n, el asunto es c√≥mo diablos regresarlo a vendedor de piso. Acaban despidi√©ndolo despu√©s de arruinarle la vida, pues ya no quiere ser otra cosa que ejecutivo.

Me acabo de enterar que tres pol√≠ticos independientes (Clouthier, Kumamoto y el bronco), han anunciado el pr√≥ximo abandono de sus cargos de elecci√≥n popular para presentarse como candidatos a otros cargos m√°s altos; lo de menos es lo del chapulineo, lo trascendente es lo de las responsabilidades contra√≠das de forma p√ļblica durante sus respectivas campa√Īas, as√≠ como su desempe√Īo en el cargo durante el tiempo que llevan ostent√°ndolo. Pero antes otra an√©cdota.

Edward Kennedy, el √ļnico sobreviviente de los malogrados hermanos, nunca se postul√≥ para la presidencia y pr√°cticamente toda su vida fue senador; dicen que el miedo no anda en burro, a lo mejor por eso, pero lo importante es que fue un excelente senador, tanto que se reeligi√≥ cuantas veces se postul√≥, que no fueron pocas y acab√≥ haci√©ndole a su pa√≠s un servicio mejor al que lograron sus hermanos, pues, ya lo sabemos, fueron asesinados muy j√≥venes.

Regresemos a lo nuestro.

Del bronco no voy a hablar porque ni lo veo ni lo oigo, pero a Clouthier y Kumamoto s√≠ les he seguido la huella, he de decir que con sus bemoles y todo (qui√©n no los tiene), conmigo el balance de ambos es positivo y por lo mismo no me gustan ni tantito sus nuevas pretensiones, no me cuadra la justificaci√≥n de que en el Senado se puede hacer m√°s y mejores cosas, porque entonces es cuesti√≥n de tiempo para verlos pretender el papado o la ONU o algo as√≠; claro, despu√©s de haberse desempe√Īado como presidentes de M√©xico, porque el problema es ese: d√≥nde queda el l√≠mite. En ambos casos veo un razonablemente exitoso proceso de aprendizaje, una profesionalizaci√≥n pol√≠tica que urge en la c√°mara baja‚Ķ s√≠, s√≠, tambi√©n en la alta y en Los Pinos y en el gabinete‚Ķ pero por alg√ļn lugar se debe empezar‚Ķ y terminar. Pregunt√≥ a ambos ¬Ņya no tienen m√°s que aportar en el Congreso? Por supuesto tambi√©n, es obligado recordarles que lo m√≠nimo a lo que est√°n obligados (s√≠: obligados) es a someterse a la madre de todas las evaluaciones: la reelecci√≥n. Ustedes se comprometieron con sus electores y son ellos quienes deben evaluarlos, lo contrario mueve a sospecha y ya para qu√© les digo el resto.

Se me están cayendo de la gracia. Ahora sí no van a dormir.


Continuar leyendo

Artículo anterior

Un peligro para el PRI


Artículo siguiente

Los persas en el Congreso


Est√°s escuchando

Programa

Colaborador

Background