El ejercicio del poder de la indiferencia al síndrome del ladrillo

29 de octubre de 2018

En una de nuestras anteriores entregas hablábamos de aquella máxima que dice que la política es de circunstancias y que mantiene una vigencia indiscutible.

Y la recordamos a propósito del nuevo mapa político que predomina en Sinaloa y en México, donde MORENA es la figura principal y el foco de atención de la opinión pública.

Pensemos en la mayoría morenista en el Congreso del Estado y en el conjunto de circunstancias que rodean el arribo al poder de la nueva mayoría legislativa.

Morena, hay que decirlo, está pagando su inexperiencia y a partir de ello se han hecho visibles sus problemas con el resto de las fuerzas parlamentarias y como cereza en el pastel nuestros representantes de izquierda, los que habían luchado por el respeto de las libertades en México y en el mundo, andan agarrando monte y peleándose hasta con los representantes de los medios de comunicación.

Pareciera que Graciela Domínguez Nava, la líder de la bancada de Morena y presidente de la junta de Coordinación Política, no ha encontrado el camino del dialogo para encabezar armónicamente el gobierno legislativo.

Mucho entonces el trabajo de asesoría que tienen que hacer Feliciano Castro Meléndrez y José Antonio Ríos Rojo.

Y no andan mejor las cosas con las bancadas de los partidos con que hicieron coalición en la pasada contienda electoral.

Recalquemos que el diputado “petista” Marco César Almaral, presidente de la mesa directiva en la legislatura local, nos resultó más arbitrario y déspota que todos sus antecesores en dicha mesa directiva.

A Almaral lo recordamos como el primer alcalde panista del municipio de Navolato.

Qué decir del casi desaparecido Partido Encuentro Social, donde la legisladora Karla Montero quizá aprenda algún día a conectar la lengua con el cerebro en sus intervenciones.

Son los riesgos de la democracia nos afirma alguien.

Otros nos dicen que estamos frente a representantes que a pesar de que ganaron, requieren legitimarse porque el voto popular que les llevó al poder se dio de manera muy circunstancial y a la manera de una ola encaminada a la victoria de Andrés Manuel López Obrador.

Es decir que, a la mayoría de ellos, a pesar de su victoria electoral, la gente ni los conocía y tristemente ni los conoce aún.

Y bien si lo del Congreso del Estado está resultando preocupante, imaginemos lo que se viene con las alcaldías que los morenistas asumen el primero de noviembre y que particularmente en Culiacán llama la atención por la preocupante personalidad del alcalde electo Jesús Estrada Ferreiro.

Innecesarios aquí los detalles porque el lector sabe perfectamente de que estamos hablando.

Desde luego que los gobiernos priístas y panistas no han sido la panacea.

Así están las cosas…


Current track
Title
Artist