Imprimir Julio César Juárez | 13 de Junio de 2017

Vaya inicio de semana para el líder del Partido  Sinaloense (PAS), Héctor Melesio Cuén Ojeda, quien este lunes desde muy temprano voló a la ciudad de México, donde sostendrá una agenda de trabajo agotadora con diferentes actores políticos, quienes están más que interesados en establecer comunicación directa con el líder de este partido político local, que ha sido puesto a nivel nacional como ejemplo a seguir.

Hay que recordar que el proceso electoral del 2018 inicia este año, para ser precisos en el mes de noviembre, allí, inicia la carrera rumbo a la candidatura presidencial y a los diferentes puestos políticos.

El PAS, ha externado que no solo quiere participar en las elecciones locales, sino que su interés va más allá, al querer incursionar en los poderes legislativos del Congreso de la Unión y del Senado de la República.

Precisamente el ex rector uaseño, ha mostrado interés en participar dentro de la fórmula para el Senado de la República en busca de un escaño, sin embargo como partido político local no puede hacerlo, por lo que tendrá que suscribir una alianza de facto ganadora con algún partido político con registro nacional.

Hay que aclarar, que el Partido Sinaloense, ha solicitado al Instituto Nacional Electoral, les otorgue plenas garantías para que puedan participar con candidatos propios, se duele el líder del PAS, que no es posible que un partido político local con pleno derecho y obligación, además del pleno reconocimiento por parte de las autoridades locales, supervisados y auditados por las misma, no puedan ejercer su derecho a participar en una contienda electoral, y si, lo pueden hacer, cualquier persona como candidato independiente, sin ningún partido político que lo avale, por lo que considera que es injusto e inequitativo.

Por eso, están pidiendo al INE, les reconozca el pleno derecho a participar, si lo logran, entonces el Partido Sinaloense, podría participar solo y con candidatos propios mostrando músculo político y vaya que tienen.

Sin embargo, si la autoridad se hace como que la virgen les habla, entonces, sí podrían buscar una alianza de facto que catapulte a la victoria al partido que logre concretar una negociación política con el PAS, donde se privilegie beneficios a la sociedad Sinaloense.

Hay que ser claros y no tratar de minimizar el poder político de este partido que según analistas, no solo es la segunda fuerza política en Sinaloa, sino quizá ya esté como la primera, y tan sencillo como dos más dos, son cuatro, el PAS no ha dejado de trabajar un solo minuto desde su fundación, los beneficios que lleva son inocultables y muy productivos para las familias beneficiadas, es lógico que todo esto, vaya a dar resultados en el 2018.

La gente sigue al líder, donde él esté allí va a estar la gente apoyándolo, es decir, la decisión política que teme, será seguramente una decisión exitosa.

Por lo pronto, él está en la ciudad de México, cumpliendo una agenda muy importante. Ya platicaremos de ello.

Y créanme amigos lectores, que en estos momentos el Partido Sinaloense, debe de contar al menos con el 30 por ciento de los votos de los electores, suficientes votos para hacer ganar al PAN, a MORENA e incluso al mismo PRI, el líder pasista tomará la mejor decisión de eso pueden estar seguros.