Imprimir Julio César Juárez | 8 de febrero de 2017

A solo de su tercera semana de haber tomado protesta como Presidente de Estados Unidos, Donald   Trump, ha logrado unificar a los americanos, pero, en su contra, su forma tan “práctica” de gobernar donde la política, las leyes y la diplomacia pasan a segundo o tercer nivel, para él, el gobernar a través de tuits, es prioritario.

Según versiones extraoficiales de fuentes serias que, replicaron los periódicos nacionales, el Presidente Donald Trump, había amenazado a nuestro gobierno con enviar a su ejército a combatir al narcotráfico, porque -según- el gobierno mexicano no había dado muestras de hacerlo como debe ser.

La ola de protestas en todo el mundo, no se hicieron esperar a lo que tuvo que salir el gobierno gringo, a decir que solo había sido una broma al presidente mexicano.

Este fin de semana, de nuevo el gobierno de Trump, afirmó que el presidente de México, era visto “como un buen hombre”, y qué había disposición del gobierno mexicano de colaborar y escuchar sus propuestas para el combate al narcotráfico.

En plata pura como se dice coloquialmente, el gobierno gringo, apuesta a que, México, acepte que, personal militar y equipo táctico, invadan el territorio nacional con el supuesto combate al narcotráfico, ¿hasta dónde vamos a parar?, no se ha conformado el gobierno, con haber entregado nuestros recursos naturales a los extranjeros, ya me imagino, algunas ciudades de nuestro país tengamos retenes conjuntos, entre el ejército mexicano y gringo.

EL DIABLO ANDA SUELTO

Tal parece que no solo “están calando” al nuevo gobierno los grupos armados, más bien, el mensaje ha sido directo, la violencia está imparable en nuestro estado, las balaceras, los ajustes de cuenta, los enfrentamientos están a la orden del día y al parecer, no hay autoridad que ponga un alto.

La sociedad no solo siente miedo, se siente desprotegida por las autoridades que “supuestamente” están para brindar seguridad. Las ideas de meter a elementos del ejército mexicano a labores de prevención en lugar de los cuerpos policiacos, al parecer no han dado los resultados que se esperaba.

Quirino Ordaz Coppel, el gobernador de nuestro estado, debe estar preocupado, porque una de sus principales compromisos de campaña, fue, el de brindar seguridad a la población, compromiso que al parecer está teniendo dificultades para lograrlo.

Nadie duda, de que el mazatleco, le está echando todos los kilos a su gobierno, sin embargo, se le están abriendo varios frentes, uno de ellos es el tema de la seguridad, otro, sería las sendas auditorias contra el ex gobernador Mario López Valdez, frentes que le quitaran tiempo para gobernar de tiempo completo.

Y SERGIO TORRES

El ex presidente municipal de Culiacán, Sergio Torres Félix, presunto delegado del Secretaría de Desarrollo Social, ha sido duramente cuestionado por su desempeño como mandamás de la capital sinaloense, de hecho, se le señala de haber dejado una deuda muy cuestionable por más de mil 400 millones de pesos, cosa que ha sido un lastre de “mucho peso” y lo tienen en la congeladora, de hecho, en la columna Templo Mayor, columna institucional del periódico Reforma, lo cuestionan sobre su desempeño y le mandan decir al Secretario Luis Miranda, que tenga mucho cuidado con su nombramiento.

Aunque algunos dicen que, es cosa de días para que el ex mandamás culichi, se siente en la silla que dejó Regino López.

CUÉ OJEDA SIGUE EN CABALLO DE HACIENDA

El líder del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuén Ojeda, sigue tranquilo y con paso seguro, rumbo al Senado de la República, aunque hay gente cercana a Andrés Manuel López Obrador, que, lo quieren dentro de sus filas, la verdad sea dicha, también hay personajes muy importantes del Comité Ejecutivo Nacional del PAN que lo quieren como candidato al Senado.

De hecho, dentro del mismo albiazul, hay voces que lo ven como cabeza de la fórmula al Senado, allí, está, por ejemplo, el caso del diputado Roberto Cruz, quien en corto ha dicho que él buscará la reelección como diputado local y que no tiene, ningún interés en buscar una curul federal o la candidatura a Senador, de hecho, reconoce en Cuén Ojeda, a una persona que tiene fuerza y estructura política. También, el ex diputado federal, Adolfo Rojo Montoya, ve en la figura de Melesio Cuén, un prospecto serio para buscar esa candidatura panista.

Lo cierto, es, que, el líder del PAS, se encuentra trabajando aceitando la maquinaria del Partido Sinaloense, no para, no tiene día de descanso, hace unos días, me comentaba que se está levantando a las 4 de la mañana a ver pendientes, ya que, el tiempo no le alcanza, y como no, si la agenda de él hay eventos todavía agendados hasta las 10 de la noche.

El ritmo de trabajo es incuestionable. Es obvio, que, como buen empresario, trabaja sobre proyectos, y él no pierde el tiempo, está concentrado al cien por ciento.