Imprimir Julio César Juárez | 13 de Febrero de 2017

Don Héctor Melesio Cuén Ojeda, como se dice coloquialmente, está hasta en la sopa, todos hablan de él, todos lo ubican como un hombre que ha dado enorme fortaleza a su partido político local, él es una marca que por sí solo garantiza votos, su basto trabajo a favor de Sinaloa le ha permitido cosechar empatía ciudadana, reconocimiento social y prestigio político, cosas que difícilmente la clase política “normal” goza, porque la ha tirado por la tubería del caño político.

De hecho, su apellido Cuén, tiene credibilidad y cuenta mucho al momento de sufragar un voto, recuerdo una de las campañas políticas pasadas, donde el Partido Sinaloense que lidera el ex rector universitario se leía en una propaganda “Sí votas por el PAS, Cuén será diputado” y la gente votó por el PAS y él llegó a una curul a la cámara local.

Hoy día, el ex diputado y ex presidente municipal de Culiacán, sigue trabajando arduamente en el partido local, su agenda diaria es de por sí apretada, las reuniones se suceden una sobre otra, de hecho, a veces su trabajo empieza a las 4 de la mañana y este es, cuando se levanta a checar sus correos y contestarlos, a las 5 empieza su rutina diaria de ejercicio cardiovascular, a la 6 o 6:30 de la mañana, recibe a colaboradores para checar agenda y a las 7 empieza su arduo trabajo, el cual en su mayoría de las veces, termina alrededor de las 11 de la noche. Cansado sin duda, pero satisfecho.

Pero no solamente es él y su equipo, su señora esposa diputada Angélica Díaz, no se queda atrás y a veces tiene la misma o más pesada agenda de trabajo del político universitario, aunque la agenda de la diputada Díaz, empieza digamos un poco más tarde, es decir, alrededor de las 7 u 8 de la mañana, esta se extiende hasta las 8 o 9 de la noche, donde no solo cumple con su tarde legislativa, sino que en los “huecos” que le permite su trabajo como diputada, lo aprovecha para visitar colonias, rancherías y comunidades en donde lleva beneficios directos a los habitantes, así son los Cuén.

Viene a colación todo esto, porque hace unos días, durante la tercera sesión del cabildo mazatleco,  Antonio Crespo regidor del partido MORENA en Mazatlán aprovechó dicha reunión para llevar agua a su molino, tratando de meter el tema de Cuén con los regidores, ya que, pidió el micrófono al presidente municipal Fernando Pucheta para adherirse a todos los proyectos de Mazatlán y apoyarlos, sin embargo, oportunista como siempre y buscando reflectores, le dijo al presidente municipal, que él, trabajaría por Mazatlán, pero que, con el único que no trabajaría sería con Giova Camacho, el regidor del Partido Sinaloense, porque “él representa a Cuén” y no se podía permitir que la gente pensara que estaba al 100 con Cuén, “porque no lo estoy”.

Es obvio, que ni al caso, este regidor anda más perdido que un jocoque, nada, absolutamente nada tiene que ver el maestro Cuén Ojeda con las decisiones que tome el cabildo, sin embargo, el regidor Giova Camacho, le pidió que no solo se retractará públicamente de lo que dijo, sino que le exigió una disculpa pública, a lo que al regidor de MORENA finalmente le cayó el 20 o el tostón y le pidió disculpas al regidor pasista.

Por eso afirmo, que Cuén Ojeda, está, hasta en la sopa de MORENA, este regidor, buscó sacar raja de su comentario perverso y malintencionado y, quizá no este enterado, que su jefe político de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas o Martín Batres y otros representantes de ese partido político, se encuentran enfrascados en intensas platicas con el líder del PAS, tratando de convérselo para que se una, en una alianza estratégica en Sinaloa en apoyo al peje, y es obvio que el regidor mazatleco no le abona nada a este posible acuerdo del PAS con AMLO. Y como dice el dicho, más rápido cae un hablador que un cojo.

Pero quiero aclarar, que, no solo MORENA está interesado por Cuén Ojeda para que encabece la formula al Senado de ese partido político, también hay un profundo interés del Partido Acción Nacional y de su dirigente Ricardo Anaya Cortés, por llevarlo en la candidatura y el PRI no se queda lejos, Enrique Ochoa Reza, está interesado en el líder pasista, sin embargo, lo lógico, lo coherente, es que, con este último partido político no se llegue a ningún acuerdo por las múltiples torpezas contra la ciudadanía que han llevado a cabo y que han acrecentado el malestar popular.

La moneda está en el aire y solo hay dos sopas ¿PAN o MORENA? Ya veremos, falta poco tiempo.